Única (Octubre 1951-2012)

Inteligente, única, excepcional… siempre un ejemplo; así de singular fue su vida, y su partida, tuvo que ser igual, totalmente sorprendente.

Hija, madre, tía, una muy feliz abuela… epitafios que se quedan cortos.

Fue una hija siempre atenta a sus padres, a quienes sorprendió en muchas ocasiones, con sus capacidades, o como pelirroja después de algún paseo.

35 años vivió junto al hombre de su vida, mi tío Horacio, en todo lo que un matrimonio conlleva, pero siempre más felicidad y buenos momentos.  Dios le mandó dos hijos, Ale y Chacho, que son tan distintos que bien pudieran representar a muchos más, y logró hacer de ellos, dos excelentes personas (cabe decir, que una de ellas es la hermana con la que crecí por muchos veranos, un semestre y el resto de nuestras vidas hasta hoy).

También fue una orgullosa abuela de un pequeño que hablaba perfecto desde chiquito (que desde los dos sabía hablar en presente, en pasado y futuro), y una tremenda rubia que de sonreír, convence; Mateo y Annie, su adoración.

Pero su pasión, lo que la hace a una mujer aún más difícil de olvidar para todos nosotros, y muchas personas que jamás conoceremos, es su servicio a la docencia, desde el kinder hasta la Universidad.  Ella vino a enseñarnos tanto a cada uno que se encontró en el camino; a la gente del Nuevo Amanecer, de la UR, de la UDEM, del Instituto Pedregal… de la familia y amigos. MAESTRA es la palabra, y no sólo por 40 años de profesión ejercida, MAESTRA DE VIDA.

Hoy despedimos con gran dolor y un vacío que nos deja muy dentro, pero ya está con su maestro, su cómplice de cerebros, su gran amigo y admirador, su padre.

¡Esta vida es una que hay que celebrar! Vivió al máximo y dejó una enorme huella; su marido, hijos, hijos políticos, su nuera y su yerno, nietos y sobrinos a quienes exigía por igual, siempre a ser mejores, a dejar nuestra propia huella… por eso hoy damos gracias…

Gracias a todos los que hoy nos acompañaron, gracias de parte de la familia, Gracias de parte de Manane, Panane y de abuelo Enrique, que seguramente la recibieron junto  Luli y Bety.

Gracias de parte de todos los que siempre la querremos; A todos muchas gracias por su compañía y oraciones…

¡Gracias!

_____

Hasta hoy, este ha sido el discurso más difícil que he tenido que hacer en mi vida. He hablado frente a miles de personas y ante las cámaras, pero ésto, nunca lo esperé.  

Después de tantas discusiones que tuve con ella (hoy creo que más de las que he tenido con mi propia madre), de quejarme una y mil veces de sus críticas y cuestionamientos, finalmente la entendí. Tarde pero seguro.

Hoy perdí uno de mis grandes ejemplos… La que siempre estuvo orgullosa de mis locuras de estudiar una cosa más y otra más- y con quien más compartía mis aventuras universitarias-, con la que compartía mi mayor adicción: leer. Hoy perdí a “mi lectora de tesis” por elección, y que esperaba hacerlo pronto… Creo que nunca trabajaré a su paso, pero seguro seguiré sus huellas en más de un camino.   Me duele pensar que entre los lectores actuales, ni juntos hacen media Rosy.

Roscamaría, gracias por enseñarme a apreciar mi mayor rarencia, entre tantas cosas. ¡Nos vemos luego… que yo me encargo!  😉 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s